¿Cómo bajar y subir la presión de la caldera?

¿Cómo bajar y subir la presión de la caldera?

bajar presion caldera
Una de las cosas más importantes en nuestro hogar cuando llega del invierno es que la misma esté preparada para los rigores del clima. Esto es especialmente importante cuando hablamos de zonas frías o lo suficientemente aisladas como para preocuparnos por ello.

Evidentemente, no son necesarios muchos pasos para ello, pero si los suficientes como para estar atentos. Uno de los sistemas más importantes de nuestra casa es la caldera de gas.

No solo porque permite tener agua caliente y calefacción durante la época de frío, sino porque también debe tener las suficientes medidas de seguridad para que no pueda convertirse en algo peligroso.

En este sentido, una de las averías que más nos pueden preocupar es una presión excesiva o una baja presión. Algunas de estas averías pueden provocar una fuga de agua y estos problemas pueden ser mayores si no estamos atentos a ellos. Comprobar la presión es una de las medidas de seguridad más recomendables de cara a la temporada invernal.

Es por ello, que vamos a explicarte en este artículo cómo bajar o subir la presión de nuestra caldera de la manera más sencilla posible.

Cómo bajar la presión de la caldera

Una presión excesiva de la caldera puede ser por distintos motivos, puede ser que el depósito de expansión tenga la membrana picada, que la válvula de llenado esté abierta o que el intercambiador de placas tenga algún problema.

A la hora de bajar la presión es necesario (imprescindible) hacerlo con el circuito frío. Si no lo hacemos así, corremos riesgos de quemaduras importantes. Para hacer esto, la manera más sencilla y la que menos nos va a “complicar” si no tenemos mucha experiencia es abrir un purgador de uno de los radiadores y comenzar un proceso de vaciado con un vaso, barreño o jarra hasta llegar a los 1,0 o 1,2 bares de presión.

abrir purgador radiador 1 (1)

Esto también podemos hacerlo abriendo la llave de paso de sobrepresión de la caldera, aunque con este método corremos mucho riesgo de que el agua salga de forma descontrolada y ensucie la junta quedándose restos y goteos.

Una tercera opción es abrir la llave de vaciado de toda la instalación, aunque esta es la menos recomendable de todas por el descontrol que puede ocurrir y las dificultades de restablecerlo, con lo que se puede derivar en una avería aún más grande. Además, hay muchas instalaciones en las que no puedes hacer esto.

Escojas el método que escojas, siempre asegúrate de que el agua se haya enfriado ya que al salir el agua caliente podría provocarte quemaduras importantes. Para saber la presión que debe tener tu caldera y, por tanto, saber cuándo debes hacer este proceso es cuando esta supera la cantidad de 3 bares de presión.

Hemos visto al principio que este problema puede deberse al vaso de expansión, esto es un depósito de forma esférica o plana lenticular, normalmente suele estar en la parte posterior de la caldera. En este caso, ya deberías llamar a un técnico especializado para hacer la sustitución del mismo.

vaso de expansion de la caldera

En general, para hacer el proceso de bajar la presión, lo recomendado (como resumen a lo que hemos visto) es lo siguiente:

  1. Asegúrate de que la válvula del agua está cerrada. De este modo no tendremos ninguna entrada de agua en la instalación.

  2. Parar la caldera unas tres horas, esto hará que el agua del circuito se enfríe a una temperatura adecuada y no tener ningún riesgo. 

  3. Es el turno de la purga de la caldera, esto lo hacemos mediante los radiadores.

  4. Con un destornillador se purga el agua del radiador. Este agua la puedes recoger mediante un barreño o una jarra.

  5. Este último punto puedes hacerlo tantas veces como sea necesario hasta conseguir bajar la presión del sistema.

  6. Siempre debes comprobar la presión de tu caldera.

  7. Si se reduce demasiado, tendrás que subir la presión, esto te contaremos como hacerlo en el apartado siguiente.

Compartimos contugi un video explicativo si necesitas más información:

Cómo subir la presión de la caldera

Si la instalación detecta una presión más baja de lo normal, normalmente y como medida de seguridad el sistema se apagará y no podrás usarlo. Es posible que si has tenido que bajar la presión, tengas, en determinado punto, que volverla a subir a los niveles adecuados (de 1,0 a 1,5 bares aproximadamente).

Esto también puede ser síntoma de alguna avería, por lo que te recomendamos en llamar a un técnico especializado si no consigues subir la presión. En general, para hacer esto, hay solo un método (esta vez mucho más seguro), se trataría de seguir estos pasos:

  1. Abre la llave de llenado de la calefacción, esta debe estar en la parte inferior de la caldera. Esta operación debes hacerla muy despacio, poco a poco y en el sentido contrario a las agujas del reloj.

  2. Esto debería hacer que la presión subiera hasta la presión recomendada (por encima de 1 bar hasta 1,5 aproximadamente). Si no es así, llama a tu servicio técnico.

  3. Siempre comprueba el funcionamiento de la caldera, si al haber subido la presión, esta funciona correctamente, no tienes que hacer más, solo volver a disfrutar de tu calefacción.

Echa un vistazo al siguiente video explicativo de cómo subir la presión de tu caldera:

¿Por qué la caldera pierde presión?

Las causas de la perdida de presión en la caldera de nuestro hogar puede deberse a múltiples razones. Ten en cuenta que la instalación entera de la caldera de tu casa es un circuito cerrado, y podrías encontrar fugas de agua dentro del mismo que fueran el origen de esa pérdida de agua.

Si notas agua debajo de la caldera o ves que gotea, ya habrás visto cuál es el origen del problema. En este punto existen dos opciones. La primera sería que, el origen del goteo provenga de dentro de la caldera, por lo que es posible que debas llamar a un técnico. Esto es porque pueden ser varios elementos de la caldera lo que podría estar dando el problema, en cualquier caso, alguien experto debe diagnosticar correctamente.

La segunda opción sería el caso de que la fuga provenga de un tubo de la válvula de seguridad. Es posible que el problema se deba a una fuga en uno de los radiadores, por lo que es otra cosa que debes investigar al notar una pérdida de presión de la caldera.

Si notas humedad en alguna pared o en el techo, es muy probable que esto sea debido a una fuga de agua. Antes de que esto ocurra es recomendable purgar los radiadores de vez en cuando. También es posible encontrar como origen del problema que esté mal cerrada la llave de vaciado y por ahí viene una pérdida de agua (y consecuentemente, de presión).

Pero, a pesar de todo, es posible que no encuentres el origen de la fuga, esta puede ser lo suficientemente pequeña como para no ser detectada fácilmente. También hay solución, la más sencilla es instalar una válvula de llenado automático, de forma que te asegure tener siempre un nivel mínimo de presión con el que puedas funcionar normalmente.

En resumen, cualquier variación de la presión de la caldera es muy necesaria verificarla, te dará pistas si hay un problema que puede derivar en una avería mayor y consecuentemente, te hará ahorrar en ese caso, ya que los costes de avería complejas son siempre costosos.

Mejores calderas de condensacion

Por otro lado, si lo que buscas es no tener ninguna avería y disponer de una caldera que no haya que tocar apenas, lo mejor es hacerse con una nueva caldera de condensación.

Además, con una caldera de condensación ahorrarás una cantidad de dinero considerable en la factura mensual de tu calefacción. Gracias a su sistema de condensación, reutiliza la energía de la condensación de la propia combustión de la caldera permitiendo un ahorro importante de energía.

Si estás interesado en una caldera de condensación, echa un vistazo al listado de las mejores calderas de condensación según las opiniones. No lo dudes y hazte con una caldera de condensación, notarás el ahorro mensual.

Artículos relacionados: